segunda-feira, 10 de novembro de 2008

Tan solo mí, texto

Sabes esa sensación abrumadora de escribirle algo a alguien, algo que viene de muy dentro de ti; esa necesidad de escribirle única y exclusivamente a una persona, ese deseo de hacer de aquella persona tu lector, el único espectador de tus palabras, el único público para tus ideas, o pensamientos, o sentimientos.

Y desde hace varios dias tengo esa sensación, esa necesidad, esas ganas de escribirte. Sin embargo, me he sentado durante varios días con la firme intención de escribirte, algo, así sea corto, así no lo sea; mas algo de dentro de mí.

Y cada vez que me detengo a pensar en lo que te escribiría, no encuentro entre todo este desorden de ideas, pensamientos y sentimientos, algo bonito, algo útil, algo agradable, algo importante. No es que no tenga nada para contarte, es que simplemente no sé que podría contarte, o decirte, o expresarte. Siento que mis palabras pierden sentido, y que no vale la pena que las leas. Siento que no eres el espectador adecuado, o siento que yo no soy el espectáculo adecuado para tí.

Luego, un rayo llega a mi mente, y la sensación de tenerte a mi lado, abrazándome en las mañanas, cobra fuerza en mi. Y recuerdo lo bien que se siente estar contigo, lo bien que se siente tu abrazo. Lo bonito que es saber que tengo alguien que se interesa por mí, a pesar del mal humor me domina, y del aislamiento al que me he sometido por deseo propio.

Y me digo a mí mismo: nada mejor que abrirse, destaparse, descubrirse, desnudarse. No es que sea un acto de egocentrismo exacerbado, pero creo que es importante hablarte de la persona que abrazas en las mañanas, pues, a fin de cuentas nadie mejor que yo para describirtelo.

Y es lo que me sale de lo más profundo, como un regalo, como una demostración de algo que existe, pero que no tiene rótulo...


Soy silencioso porque me he cerrado tanto en mí que creo que lo demás y los demás no tienen sentido, y que lo puedo criticar todo desde mi mundo, juzgarlo como si tuviera algún poder o como si evolutivamente fuera mejor.

Me incomoda que piensen que estoy loco, tal vez porque la verdad duele. O tal vez sea incomprendido, o tal vez sea verdadera locura.

Tengo muchos problemas con el sexo, contigo o sin tí.

Tengo miedo a la vejez, a la enfermedad y al abandono.

Fue realmente imposible comprarte un regalo de cumpleaños, y me sentí realmente frustrado por ello.

Considero que soy mi peor enemigo, que mi autoestima es practicamente nula y que soy el mejor ejemplo de criticismo auto-desctructivo.

Hace mucho tiempo no me rio con ganas.

Intento saber de todo, pero al final no sé de nada.

A veces me siento un estúpido a tu lado.

A veces me siento juzgado a tu lado.

Ya no suelo amarte como antes.

Ya no suelo amarme como antes.

Son pocas las canciones que me acuerdan de tí.

No quiero perderte, pero sé que no seremos para siempre.

Cuando digo te boneco, es porque realmente lo siento; nunca lo dije por fingir.

Por el momento, no logro creer en el amor, por mas que me esfuerce.

Me duele que mis mejores amigos vivan lejos de mí.

Me dá miedo el futuro.

Considero que mis palabras son basura.

Me considero ridículamente gracioso.

Sé que no sé tomar decisiones.

Sé que no pienso antes de actuar.

Me cuesta trabajo pensar antes de actuar.

Soy distraído por opción y por naturaleza.

Necesito vacaciones de mi vida.

Reclamo mucho.

Llevo mas de 50 minutos escribiéndote esto.

Me deja muy ansioso lo que piensas de mí, aunque no sé si deba preocuparme por ello.

He sido un estúpido contigo; infantil en muchas ocasiones.

El romanticismo está prácticamente extinto en mi.

Gran parte de mi forma de ser la debo a tí.

Gran parte de mi forma de ver el mundo está influenciada por convivir todo este tiempo contigo.

Me hace falta ser una pareja contigo.

Te extraño, me extraño, nos extraño.

Mi vida en São Paulo habría sido totalmente diferente sin tí.

Le agradezco a los dioses por habernos encontrado.

Quisiera que mi familia te conociera un dia.

Soy pésimo para colocar nombres a mis escritos.

No sé decir las cosas.

Creo que nunca había sido tan sincero contigo.

Espero no haber sido un espectáculo aburrido.

Te boneco.

1 comentário:

dan disse...

Tu es un de los mejores espetáculos que ya asistí.